Gaitas y jazz en los astilleros

Gaitas y jazz en los astilleros
11.08.13 – 01:44 – ALBERTO PIQUERO ENVIADO ESPECIAL | LORIENT.

La crisis de la construcción naval en ambas ciudades ha inspirado un estreno musical que emocionó en el Grand Théâtre
Gijón y Saint-Nazaire se hermanaron artísticamente en el Festival de Lorient
Creatividad y compromiso, más un respaldo en forma de mecenazgo pueden acabar logrando una conjunción que alcance la temperatura artística que caldeó en la noche del pasado viernes el Grand Théâtre, dentro del Festival Intercéltico de Lorient.
Monsieur Jaffrezic puso el soporte económico, el extraordinario acordeonista que es Alain Pennec desarrolló la idea, inspirada en las tribulaciones de los trabajadores de los astilleros de Saint-Nazaire (Bretaña, Francia) y Gijón, la bagad de la ciudad francesa se unió a la Orquesta de Jazz de Bretaña, a las que se sumaron el gaitero asturiano Iñaki Sánchez Santianes más la percusión y la voz de David Varela, y el ensalmo quedó constituido. Por título: ‘Deux chantiers navals de l’Atlantique: Saint-Nazaire/Gijón’. Apertura con sonidos industriales, muy al modo de las óperas de vanguardia, creando un ambiente en el que los propios músicos llevaron como indumentaria los monos de trabajo y los cascos. Pennec no habla de oídas -por más que viniera al caso-, pues pasó muchos días en el astillero de Saint-Nazaire buscando las correspondencias musicales de la esforzada tarea naval.
Al fondo del escenario, sucesión de fotografías en gran formato, firmadas por el asturiano Xurde Margaride y los franceses Laurente Le Bot y Bernard Biaget. Ilustraciones elocuentes de la vieja historia de ambos astilleros, que recogieron su nacimiento, a principios del siglo XX, y las luchas del presente, envueltas en botes de humo, porras policiales, lunes al sol y el coraje de unos gomeros artesanales que aspiran a una justicia elemental.
El cauce musical se sostuvo sobre dos lechos, la tradición popular bretona y asturiana, y el jazz, orillado por el rock, en esa aleación de armonías que en Lorient es ya una seña de identidad.
Tras las sugerencias preliminares de ecos fabriles, Pennec hizo conversar al acordeón con la guitarra de Didier Ropers, asimismo director orquestal del conjunto, para dar paso a las exquisitas cuerdas vocales de Roland Bru, evocando atmósferas del Montmartre bohemio.
Después, Varela, entonando jazz melódico con letra asturiana, «dicen que la mar ruxidora/ ye dura y traidora», abriendo paso a la gaita de Santianes, primero en sones tradicionales y en la vuelta, incorporado a la vertiente más jazzística, en plena integración.
David Varela dio luz vocal a canciones de ‘Dixebra’ -grupo de referencia de Pennec-, ‘¡Dime cómo ye!’, un vals con versos escritos para la ocasión; ‘La danza de la Virgen de guía’ y la habanera ‘El canto del marinero’. Posee fuerza expresiva que eleva a categoría de rebelión.
La experiencia resultó tan gozosa en lo musical, como solidaria en las coordenadas ideológicas. Pennec hubo de interrumpir la larga ovación para agradecer a los trabajadores del naval haber sido la fuente inspiradora. Gijón-Saint Nazaire, y viceversa, un frente común.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s