Nerúe

Hasta ahora os he ido poniendo cosas que la mayoría ya conocía o que llevaban mucho tiempo en la red pero aún no habían visto.

¡Hoy, voy a mostraros una primicia mundial! Probablemente ni las personas que salen en las grabaciones se acuerden de ello.

Hace algunos años, en un cafetería de Oviedo, nació un proyecto con la intención de juntarse para hacer música y divertirse. Nació con tres personas: Marcos Vázquez (bajo), Ignacio Pandal (violín) y yo (gaita); pero nos dimos cuenta de que nosotros solos no íbamos a ningún sitio. El primer nombre que habíamos pensado fué “El ataque del mejillón cebra” pero consideramos que “Nerúe” sería más comercial. Buscamos un guitarrista (Pablo Tamargo “El Tamar”) y un bateria (Felipe Maqui) y comenzamos a ensayar.

Después de muchos ensayos nos fuimos a debutar al Centro Asturiano de Barcelona, toda una odisea de la que nos quedarán muchas anécdotas que algún día os contaré. Felipe pronto nos abandonó, ya que se marchó fuera a estudiar y lo sustituímos por Willy (más conocido como Willón de calle). No nos fué mal, hicimos varios conciertos y ganamos algún premio en el Concurso y Muestra de folclore “Ciudad de Oviedo” que por aquella época tenía una modalidad de grupos folk.

Quisímos dar un paso más y grabar una modesta maqueta, como carta de presentación, con la intención de dar salida al grupo y ver hasta donde podíamos llegar. La verdad, que no llegamos muy lejos, poco después dimos nuestro último concierto en la Plaza de la Catedral de Oviedo durante las fiestas de San Mateo. En este último concierto contamos con la inestimable colaboración de otro grande de la escena rock asturiana Álvaro Bárcena a la guitarra en sustiución de Tamar que había iniciado nuevos proyectos.

He de decir que pasé muy buenos momentos y conocí a algunos de los mejores músicos que existen actualmente en la escena rock asturiana.

Marcos, Nacho, Tarmar, Felipe, Willy y Alvarín Muchas gracias a todo. ¡Espero que os guste y que os traiga buenos recuerdos!

También os dejo un artículo que apareció en les noticies el día 14 de Septiembre de 2007 en el que se nos menciona

El folk asturiano en pequeño formato

http://folkenlared.blogspot.com.es/2007/09/el-folk-asturiano-en-pequeo-formato.html

Desde los inicios de lo que entendemos como música folk moderna en Asturias, los grupos siempre tienden a estar formados por 5 o más miembros. Solo en los últimos tiempos aparecen formaciones estables formadas por dos, tres o cuatro músicos. Si bien en lugares como Escocia e Irlanda siempre han funcionado los dúos y tríos (y hay que aceptar que el folk acústico en Asturias siempre se fijó mucho en lo que ocurría en estos países), no ha sido así en estas tierras.

A pesar de que una formación reducida supone más movilidad, más independencia y, sobre todo, menos problemas al ponerse de acuerdo a nivel musical, los grupos asturianos se decantaron desde un principio hacia los grandes grupos. Beleño, Trasgo, Llan de Cubel, Felpeyu, Xéliba, Balandrán, Lliberdón, Xaréu, Llaímo, Skitarna, Andurrial, Brenga Astur, Tejedor, Corquiéu o Llangres son ejemplos perfectos de grupos “grandes”.

El asentamiento de las formaciones de músicos de folk asturiano en dúos, tríos y cuartetos llega en los últimos años, pero los antecedentes van bastante más atrás. Elías García, Fonsu Mielgo y Chus Bello, el famoso “núcleo cabayón” de Llan de Cubel, fueron probablemente el primer trío en funcionar de forma oficial. Añadiendo una guitarra a la formación tradicional de gaita y tambor, estos tres músicos actuaron en multitud de ocasiones en calles y mercados durante el verano de 1984, además de en escenarios de fiestas. De esas actuaciones salió el dinero con el que se compraron algunos de los instrumentos que usó Llan de Cubel en su primera época.

Pese a que existieron otras pequeñas formaciones, la mayoría creadas sobre la marcha y de poca vida efectiva, Los Aguarones fueron probablemente el primer trío formal en la música folk asturiana. Formados en 1993 por Xuan Nel Expósito (acordeón), José Manuel Cano (guitarra) y Elías García (violín), se convirtieron en una especie de “grupo suplente” para los festivales y noches folk que, por razones económicas o logísticas, no podían contar con grupos al uso. El último concierto de los Aguarones fue en 1997, probablemente desplazado por las obligaciones de sus miembros en Llan de Cubel o en Felpeyu.

Otros grupos más conocidos podrían entrar en este tipo de formaciones. Boides, formado alrededor del ahora de sobra conocido José Ángel Hevia y el acordeonista Xuan Nel Expósito, funcionó en ocasiones como cuarteto. También los hermanos Tejedor comenzaron su periplo por los escenarios como cuarteto junto al guitarrista Rody Herrera.

Sin embargo, la consolidación de los dúos, tríos y cuartetos no llega hasta después del año 2000 con una figura clave: Igor Medio. Medio fue el encargado de organizar una serie de conciertos de folk en la Casa Natal de Jovellanos como parte de un ciclo de música de cámara. La idea era reunir a varios músicos de diversas formaciones y hacer unos conciertos en formato reducido, sin amplificación. El primer año se recurrió a músicos como Xel Pereda, Elías García, Ruma Barbero, Simon Bradley o Marcos Llope. A pesar del buen resultado de los mismos, el asunto se quedó ahí.

El ciclo de conciertos se repitió en 2003 con resultados mucho más importantes a largo plazo. De los cuatro conciertos que tuvieron lugar surgieron dos formaciones que perduran hasta el día de hoy (DRD y Tuenda) y un trío que sigue funcionando de manera menos regular (Baragaño, Expósito y Ablanedo). Tuenda y DRD tienen sendos trabajos discográficos en el mercado y ambos preparan un segundo CD en estas fechas.

Ligado a esto también es importante mencionar al dúo de Lisardo Prieto e Igor Medio (muchas veces incorrectamente denominados “Dual”, que es el título de su CD). Desgraciadamente, el accidente que costó la vida de Igor Medio y Carlos Redondo en 2006 acabó con las posibilidades de esta formación, aunque parte de su repertorio fue absorbido por grupos como Felpeyu y Corquiéu.

En la actualidad ya no parece extraño encontrarse con grupos en formato reducido y el número de estos grupos aumenta poco a poco. Blima, Ibur, Axu, Vacayoru, Dani’s o Nerúe son nombres relativamente nuevos que van sonando cada día más y no es raro ver a un trío o un cuarteto como primer plato en una noche folk.